Poderes

El poder es un acto por el cual una persona, (el poderdante) confiere facultades a otra (apoderado) para que actúe en su nombre y representación.

Puede darse en favor de una sola persona o de varias y en este último caso, para que actúen de manera mancomunada (es decir, todos conjuntamente) o solidaria (cada uno por separado).

¿Qué documentos debemos llevar a la notaría?

 

Con carácter general es indispensable:

  • Que nos indiquen cuales son las facultades que quieren delegar, es decir, ¿para qué necesitan el poder? ¿ para que va a ser utilizado?
  • Datos de indentificación del poderdante y su D.N.I, Tarjeta de Residencia, N.I.E o pasaporte.
  • Datos de identificación del apoderado.
  • Si se tratan de extranjeros, consulten en la notaría el caso concreto y así podremos informarles de los documentos que necesitamos para preparar su poder.

¿Cuales son los poderes más frecuentes?

 

  • Poderes para pleitos: se confieren a abogados y procuradores para que nos representen en un procedimiento.
  • Poderes especiales: que atribuyen a una persona facultades concretas, las que el poderdante estime convenientes (ya nosotros nos encargaremos de informarle si están dentro de las posibles). Los poderes especiales pueden ser de muy variado contenido. No dude en consultarnos.
  • Poderes generales: Su nombre se debe a que mediante este tipo de poder permitimos que la persona que nosotros elegimos pueda actuar en toda la esfera de nuestro patrimonio, tanto para administrar e incluso vender.
  • Poderes mercantiles: Se dan en el ámbito societario. En este caso, si es administrador de una sociedad, deberá traernos las escrituras que le designan como tal.

Tenga en cuenta además, que cuando el poder se otorga por una sociedad, y las facultades delegadas son generales, el poder deberá inscribirse en el Registro Mercantil.

CUESTION DEL APODERAMIENTO PREVENTIVO

Hoy en día podemos incluir en los poderes una cláusula de apoderamiento preventivo, para que el poder siga produciendo sus efectos a pesar de que la persona que lo dé pierda con posterioridad su capacidad de entender y querer. Es una cláusula muy práctica, sobretodo en caso de personas mayores o que puedan padecer alguna enfermedad. Esto nos permite ganar tiempo sin tener que acudir al procedimiento de incapacitación, pues hasta que este tenga lugar y se nombre tutor, nuestra cláusula seguirá surtiendo efecto.

¿Qué es la revocación de un poder?

 

Es el acto por el cual se deja sin efecto el poder previamente concedido, deberá indicarnos cuál es el poder que pretende revocar, para comunicarlo al Notario que tenga dicho poder en su protocolo.